Saltar al contenido

¿Cómo mantener tu piscina desmontable de manera ecológica?

A pesar de que este tipo de piscinas no son las más sostenibles, si se logra un buen mantenimiento de la piscina desmontable, se puede ahorrar agua y productos químicos. De ese modo, se contribuirá en la reducción de la huella ecológica del planeta.

Uno de los grandes motivos de contaminación si se tiene piscina son el vertido de productos químicos en el agua, que finalmente se invertirá al planeta, y el gran consumo de agua.

A pesar de ello, este tipo de piscinas son la solución para muchas viviendas en caso de no poder o querer realizar obras, por su facilidad de montaje, el aprovechamiento del espacio y los precios más asequibles frente a una piscina de obra.

Por otra parte, en cuanto al gasto se refiere, estas permiten un mayor ahorro energético, tanto de luz como de agua y productos químicos.

Índice

El mantenimiento clave para la piscina desmontable

En primer lugar, es fundamental mantener la piscina tapada tanto cuando no se le da uso en largos periodos de tiempo como en pleno uso. De esa forma, se evita que el agua se evapore y se ensucie. El mantenimiento en limpieza en este tipo de piscinas, al tratarse de piscinas más pequeñas que una piscina de obra, la cantidad de agua es menor y es más propenso a ensuciarse. De ese modo, con la suciedad es cuando ha de hacerse más uso de productos químicos.

Ahorrar agua

A diferencia de las piscinas de obra, con las piscinas desmontables el gasto de agua es mucho menor debido a sus dimensiones. Esta alternativa es ideal para aquellas personas que quieren tener una piscina, pero no durante todo el año, ya sea por espacio o estilo de vida. Esto les permite ahorrar en gastos al finalizar las vacaciones.

Se recomienda para su mantenimiento, supervisar la superficie y reparar las posibles fugas. De ese modo se logra un ahorro directo de agua y energía. Se debe revisar de forma periódica el recipiente así como los mecanismos de circuito hidráulico para poder realizar las reparaciones necesarias.

Controlar el nivel de PH

Para mantener un agua limpia y segura es esencial el control del pH. Para ello hay que mantenerlo entre 7,2 y 7,6. Es esencial controlar el pH para el buen mantenimiento y funcionamiento de las piscinas desmontables.

Sistema de filtración

A pesar de ser mucho más pequeñas que una piscina convencional de obra, estas deben traer un sistema de filtración, que se encarga de eliminar los residuos sólidos que se depositan en el fondo. Es la forma más óptima de reducir la utilización de productos químicos y la proliferación de gérmenes en ella.

Formas ecológicas de mantenimiento

Si quieres realizar el mantenimiento de la forma más ecológica posible es a través de las depuradoras de arena, electrólisis salina, hidrólisis o la combinación de estos sistemas.

Otras medidas a tener en cuenta, es no desechar el agua tras cada uso. Lo ideal, es en la medida de lo posible, conservar el agua y nunca desecharla. De ese modo, cada vez que comienza la temporada de baño, únicamente se realiza la limpieza y productos oportunos para su uso.

Actualmente, disponemos de variedad de productos 100% ecológicos para el mantenimiento de las piscinas.

Desinfección de la piscina

Antes de comenzar con el llenado y uso de la piscina desmontable, es fundamental disponer de cloro para aplicarlo tras haber llenado de agua toda la piscina. Es la forma de combatir con los microorganismos y combatirlos. Se debe mantener en 1.5 ppm.

Configuración